Implantología


Implantología: es la rama de la odontología que se basa principalmente en la realización de tratamientos con implantes dentales, como medida rehabilitadora ante la pérdida dental.

Para que la fijación de los implantes sea un procedimiento exitoso, es fundamental que el paciente presente una salud gingival óptima, es decir, encías sanas y libres de cualquier tipo de infección. Los factores de riesgo para el desarrollo de la periimplantitis es la gingivitis o periodontitis.

La
periimplantitis ¿Qué es?
Proceso inflamatorio que afectan a los tejidos que rodean al implante dental y que ocasiona una perdida del soporte óseo en el que se ha integrado.

¿Cuál es su sintomatología? Es muy similar a los indicios que alertan del desarrollo de periodontitis en los dientes naturales de un paciente.

• Inflamación y enrojecimiento de la mucosa

• Sangrado durante el sondaje periodontal

• Supuración

• Pérdida ósea (profundidad sondaje + 6 mm) y perceptible en las pruebas radiológicas

• Movilidad implante

• Dolor a la percusión

Existen varios factores de riesgo que pueden desencadenar en la pérdida de un implante:

• Hábitos tabáquicos

• Calidad ósea

• Estado periodontal

• Contaminación bacteriana Hay pacientes que tiene más disposición a padecer patologías periodontales, así como cuando sufren ciertas enfermedades como la diabetes o algunos tipos de cáncer que pueden provocar un mayor deterioro de la dentición y de los tejidos gingivales, también aquellas relacionadas con los hábitos diarios del paciente y las condiciones genéticas.

Tratamiento de la periimplantitis: su objetivo es detener el daño y la pérdida progresiva de la masa ósea controlando así la infección bacteriana.

En primer lugar hay que eliminar las bolsas periimplantarias junto con la limpieza mecánica. Es conveniente el uso de enjuagues antisépticos con clorhexidina y realizar pruebas complementarias (ortopantomografía) para detectar si hay pérdida de densidad ósea.

A veces se requiere tratamiento antibiótico vía oral.